La coliflor o Brassica oleracea es una planta herbácea que pertenece a la familia de las crucíferas, siendo un tipo de col, pero en cuyas hojas superiores y flores se transforman en una masa blanca, compacta y dura.

La coliflor tiene su origen en el Mar Mediterráneo, concretamente a su vertiente oriental, donde se encuentran Asia Menor, Líbano y Siria como referentes históricos de esta verdura. Su uso era originalmente como fármaco natural para luchar contra el dolor de cabeza y la diarrea. El primer cultivo para su producción, comercialización y consumo fue llevado a cabo por los romanos, y así, debido a todas sus conquistas y al rico comercio que mantenían, empezaron a introducir la coliflor en diversos países.

En lo referente al cultivo de la coliflor, esta verdura es de producción anual, aunque su mejor cultivo se puede recoger entre los meses de septiembre y enero en el hemisferio norte. Su cultivo requiere un abundante aporte de agua y de forma regular, manteniendo una humedad permanente. Cuando han formado las flores, no conviene regarlas por encima, es decir, no conviene regarlas por aspersión, ya que podrían estropearse por hongos o podredumbres. Lo ideal es el uso de un sistema de riego por goteo con programador automático para que la aportación de agua sea regular.

Es cierto que, a veces, puede llegar a ser odiada por el mal olor que llega a desprender en el momento en que son cocidas, esto es debido a sus elementos fitoquímicos, como los compuestos azufrados y sobre todo el dimetilsulfuro y el trimetilsulfur. Pero, además de por su olor, la coliflor destaca por sus importantísimos beneficios y propiedades que posee para la salud.

 Las propiedades organolépticas de la coliflor

Seguramente no conozcas al completo toda la composición nutricional de la coliflor, por eso, te dejamos aquí toda la información por cada 100 gramos de esta verdura. Empieza a apuntar porque son muchísimos.

  • Energía: 22,2 Kcal
  • Agua: 87 %
  • Hidratos carbono: 3,1 g
  • Hierro: 0,84 mg
  • Proteínas: 2,44 g
  • Calcio: 19,26 mg
  • Fibra: 2,92 g
  • Potasio: 296 mg
  • Yodo: 5,92 mg
  • Zinc: 0,32 mg
  • Magnesio: 15,92 mg
  • Sodio: 13 mg
  • Vitamina A: 7,01 μg
  • Vitamina B1 (Tiamina): 0,09 mg
  • Vitamina B2 (Riboflavina): 0,09 mg
  • Vitamina B3 (Niacina): 1,27 mg
  • Vitamina B5 (Ácido pantoténico): 0,60 μg
  • Vitamina B6 (Piridoxina): 0,24 mg
  • Vitamina B7: 1,50 μg
  • Vitamina B9 (Ácido fólico): 72,51 μg
  • Vitamina E: 0,21 mg
  • Fósforo: 52 mg
  • Calorías: 27,52 kcal
  • Grasa: 0,28 g
  • Azúcar: 2,05 g
  • Purinas: 51 mg

(Kcal = kilocaloría; g = gramos; μg = microgramo; mg = miligramos)

Como puedes leer, en las propiedades de la coliflor predomina el agua, lo que, junto a la poca cantidad de grasa y el bajo contenido de hidratos de carbono y proteínas, la convierte en un vegetal de escaso valor calórico (aproximadamente 22 Kcal por cada 100 gramos). Sumado a esto es una buena fuente de fibra (2,92 g), de modo que ayuda a regular el tránsito intestinal y a mantener la flora en buen estado.

Además, la coliflor te ofrece una alta cantidad de ácido fólico, necesario para llevar un embarazo saludable, ya que cuando se tiene deficiencia de esta vitamina puede ocasionar como consecuencia defectos de nacimiento en el bebé o falta de peso.

¿Qué beneficios para la salud aporta la coliflor?

Después de conocer todo el aporte nutricional de la coliflor vamos a conocer los beneficios que aporta la coliflor a la salud que, debido a su gran cantidad, está considerado un superalimento. Vas a salir corriendo a comprar esta verdura después de leerlos todos. Empezamos.

  • La coliflor es un anticancerígeno. Gracias al sulforafano, un compuesto de azufre que se ha demostrado que mata a las células madre de cáncer, la coliflor ayuda a retrasar el crecimiento de los tumores. Más concretamente, está demostrado que, el consumo de coliflor aporta efectos positivos en tipos de cáncer como el de pecho, el de cerebro, el de riñón, el de pulmón, el de páncreas, el de próstata, el de estómago y el de médula.
  • El consumo de coliflor ayuda al buen funcionamiento del intestino, esto es debido a su alto aporte en magnesio, además de mejorar la respuesta de nuestro sistema inmunológico.
  • La coliflor ayuda a prevenir enfermedades degenerativas. Debido a su aporte de colina, un nutriente esencial agrupado con las vitaminas B, se ha demostrado que es un componente indispensable para prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, y también en diferentes funciones que lleva a cabo nuestro organismo, como del metabolismo, en el desarrollo del cerebro y de neurotransmisores y también a la hora de proteger nuestro hígado.
  • La coliflor ayuda a impulsar la salud del corazón, y esto es a causa también por su contenido en sulforafano, que mejora significativamente la presión arterial y la función renal.
  • Gracias a su amplia lista de compuestos antioxidantes, la coliflor nos ayuda a eliminar los radicales libres, unas partículas nocivas que son la causa de diferentes procesos de envejecimiento del organismo y el inicio de problemas cardiovasculares, cerebrovasculares y cáncer.
  • El alto aporte de vitamina C de la coliflor, vitamina que ayuda a nuestras defensas durante el invierno y prevenir dolencias comunes durante esta época del año puede beneficiarnos en la reducción de los síntomas del resfriado y a combatir enfermedades como el estreñimiento y el hipertiroidismo. También es un buen apoyo durante la menopausia ya que la vitamina C ayuda a reducir los sofocos y otros síntomas de este proceso.

No debes subestimar el valor nutricional de la coliflor, por ello, aconsejamos que, si hace tiempo que no consumes esta verdura, no dudes en volver a hacerlo pronto e intentar coger hábito de consumo, ya que a la larga agradecerás todos sus beneficios.

Cuando vayas a comprar coliflor exige la mejor calidad, busca una que esté dura y firme y sin ninguna mancha de color marrón o amarillo, además, si está cubierta de hojas verdes seguramente sea fresca.

Hay muchas maneras distintas de disfrutar de la coliflor en la cocina, pero si deseas aprovechar al máximo los beneficios y propiedades de este superalimento tan especialmente nutritivo, procura cocinarla al vapor para que la pérdida de nutrientes sea la menor posible.