La primavera ha llegado y con ella, uno de nuestros productos estrella, fresco y delicioso para esta temporada de sol y temperaturas suaves. Se trata del melón, una fruta propia de la franja más calurosa del año, presente como entrante -acompañado de jamón- o como postre típico de la dieta mediterránea y que resulta un alimento sumamente refrescante y nutritivo.

A lo largo de este artículo te explicaremos las diversas variantes de este producto frutal que comercializamos desde Consorfrut, sus principales propiedades organolépticas  y las ventajas más notables que el consumo de melón aporta a tu salud diaria.

Variedades de melón disponibles en Consorfrut

Puedes disfrutar de estas tres exquisitas variedades de melón distribuidas por Consorfrut y que se caracterizan por una cuidada revisión de sus procesos de calidad:

  • Galia: Esta variedad se trata de un cruce entre dos dos variedades desarrollado en 1970 por Zvi Karchi en Israel: Cantalupe y Honedew. Su piel exterior es rugosa y estriada y por dentro, tiene un característico color verde. Otra de sus señas de identidad es el tamaño, ya que es un melón pequeño y esférico que no suele pesar más de un kilo. Su exquisito sabor dulce, la facilidad para cortarlo y su intenso color hacen de su degustación una experiencia espléndida. Es una de las variantes más destacadas para preparar con jamón como aperitivo o primer plato.
  • Amarillo: Esta variedad de melón es una de las mejores alternativas frutales, destacando por el color que le da nombre y que además, se caracteriza por su crujiente textura, la dulzura del sabor de su pulpa y su firmeza, garantizando excelentes períodos de conservación.  
  • Cantaloup: También denominado Cantalupo , es una de las variedades más dulces y con niveles más elevados de azúcar. Desprende un rico aroma floral y tiene uno de los valores nutritivos más altos entre los melones.

Propiedades organolépticas del melón

Propiedades organolépticas del melón

El melón –cucumis melo- se trata de una fruta perteneciente a la familia botánica de las Cucurbitaceae junto a otras como el pepino, el calabacín o zucchini, la calabaza o zapallo y la sandía. Si tuviésemos que subrayar sus dos rasgos característicos resaltaríamos que se trata de una fruta sumamente dulce y refrescante, que además hidrata y tiene numerosas propiedades nutrtitivas.

De cada 100 gramos de melón, más de 90 son agua, razón por la que es uno de los productos frutales idóneos para los meses de calor y como aperitivo para aliviar la sed. En cuanto a sus propiedades organolépicas, de cada 100 gramos, 6 son carbohidratos, casi tiene 1 gramo de proteína vegetal y 0 contenido en grasas. En cuanto a fibra, tiene 1 gramo por cada 100 gramos de fruta. 

Si hablamos de sus vitaminas, los melones contienen vitamina C, niacina o B3, E, ácido fólico o B9, carotenos, piridixina o B6 y tiamina o B1. En cuanto a los minerales, estos también abundan en esta deliciosa fruta, que alberga potasio, fósforo, magnesio, sodio, calcio, hierro y zinc.

Por último, también es importante destacar su bajo contenido calórico -idóneo para dietas hipocalóricas y bajas en grasa, por la ausencia de la misma en dicha fruta-, ya que los melones aportan 26 kcal por cada 100 gramos.

Beneficios de comer melón para tu salud

El melón es una de las mejores frutas para tu salud, dada su riqueza en vitaminas -desde la A al ácido fólico o la E-, su alta cantidad de minerales y su aporte de fibra y carbohidratos, unido a su ausencia de grasa. Todo ello la convierte en una opción estupenda para desayunar, comer a media mañana o para merendar. Cabe destacar que conviene aprovechar el valor de sus semillas o pepitas, altamente nutritivas, ricas en antioxidantes que retrasan  el envejecimiento y capaces de eliminar parásitos de nuestro intestino.

Estas son algunas de las ventajas que puede aportar a tu salud:

  • Evita la deshidratación: Su elevado contenido en agua -del 90 al 95%- hace que su consumo sea idóneo en los meses con temperaturas más altas del año. Tiene un efecto depurativo y diurético, nos ayuda a mantenernos hidratado y se recomienda para aquellas personas que padecen artritis o gota.
  • Propiedades antioxidantes: El melón es ideal para proteger el ADN y combatirlos daños de los radicales libres, mejorando las defensas de nuestro sistema inmunológico y contribuyendo a la prevención de enfermedades cardiovasculares. Gracias a la presencia de adenosina, también ejerce una función anticoagulante.
  • Regula el tránsito intestinal: El melón es rico en fibra y por lo tanto, beneficioso para tu colon. Con su consumo evitarás las molestias gastrointestinales como los gases. También previene las patologías renales al estimular el correcto funcionamiento de los riñones y es buena para los casos de hipertensión.
  • Combate la anemia: El melón está especialmente indicado para personas con anemia ferropénica y estados de estrés, debilidad y fatiga. También es recomendable para mujeres en fase de embarazo y lactancia gracias a su contenido de ácido fólico.

¿Cuál es tu manera favorita de degustar este delicioso plato?